La innovación tiene diversos caminos y especialidades que permiten un amplio rango de gestión y al mismo tiempo brinda la oportunidad de contar con una gran variedad de proyectos de innovación dentro de la misma compañía. La innovación tecnológica entonces adquiere un gran nivel de importancia dentro de todos los tipos de innovación que puedes manejar, no solo por la posibilidad de desarrollar, utilizar y optimizar una tecnología para el desarrollo de un proyecto de innovación, sino por su componente de investigación y desarrollo. Cabe aclarar que aunque diferentes autores difieren sobre sus conceptos de la innovación tecnológica, en este artículo vamos a hablar de este tipo de innovación en su versión más completa y cubriendo las diferentes posibilidades.

Entonces no vamos a entrar en la discusión alrededor de qué tan indispensable es la tecnología para la innovación, vamos a hablar desde la necesidad y la pertinencia de la tecnología como apoyo y motor de la innovación. La tecnología permite entre varias cosas un alto componente de “escalabilidad” a los modelos de negocio, sin embargo, no es recomendable apalancar este mismo modelo de negocio en gran medida única y exclusivamente en el desarrollo de una plataforma tecnológica. La tecnología actúa como un medio para potenciar la innovación y no debería ser un requisito indispensable para hablar de innovación empresarial.

Hay un fenómeno que se presenta en muchas organizaciones que inician su recorrido en el mundo de la innovación desde un alto componente técnico, sobre todo en aquellas empresas de manufactura donde se define una mejor forma de fabricar productos y se identifica como paso siguiente el desarrollar nuevos y mejores productos. Es decir, nacen las áreas de Investigación y desarrollo (I+D) como un complemento de las áreas de producción y calidad. Nacen estos equipos con un alto componente técnico debido a los requisitos de conocimiento, tanto del producto como del proceso, son estas áreas quienes van a manejar en gran medida la innovación tecnológica que se realice en las etapas tempranas en las empresas. Este liderazgo se puede mantener por grandes periodos de tiempo y solo se empieza a compartir cuando se incluyen esfuerzos de innovación abierta y colaborativa donde los grupos y centros de investigación llegan para complementar los esfuerzos de estos equipos de I+D.

La innovación tecnológica siempre ha sido extremadamente valiosa, sin embargo, en algunas ocasiones cuenta con una pequeña brecha entre el poder de la tecnología desarrollada y su conexión con las demandas y necesidades del mercado. Esto aporta en gran medida a que no siempre fluyan esos esfuerzos continuos de colaboración entre la academia y la empresa. Existen varias razones para que este tipo de situaciones se presenten, sin embargo, tal vez una de las más comunes es la negociación de la propiedad intelectual vinculada al desarrollo de la tecnología y/o el producto. Todo se puede negociar al aterrizar muy bien las expectativas de las partes y al lograr llegar a acuerdos que permitan que la tecnología avance en su desarrollo, y en su ingreso y validación con el mercado y los consumidores.

Finalmente el objetivo de tocar este tema es el tratar de generar una alerta sobre la gran cantidad de oportunidades de innovación que existen actualmente gracias al desarrollo acelerado de muchas tecnologías. Existe una gran oportunidad de diferenciarse al estar a la vanguardia no solo de las tendencias del mercado y del consumidor, sino también, el lograr balancear con estar a la vanguardia de las tendencias tecnológicas. Cada uno puede decir hasta dónde quiere investigar y hasta dónde lograr apalancar toda la innovación tecnológica que nos brinda este entorno competitivo global.

Comentarios