En este artículo vamos a hablar de 3 elementos que se conectan de una manera muy interesante en el mundo de la creatividad y de la innovación empresarial, vamos a mirar cómo se conectan la intuición y la innovación y cómo la incertidumbre siempre acompaña los procesos de innovación. Son 3 elementos que en conjunto logran un entendimiento y una toma de decisiones pertinentes para aquellos procesos donde no existe toda la información, donde no se conocen todas las variables o donde no siempre se puede asegurar un éxito en los resultados.

La intuición siempre ha estado presente en la toma de decisiones de los seres humanos, de hecho hay una frase atribuída a un anónimo que me parece que acompaña muy bien el concepto y dice así: “Siempre confía en tu intuición, pues ella ya sabe lo que tu cerebro todavía no ha descifrado” Ahora bien, hablemos un poco de por qué la intuición puede funcionar muy bien al momento de evaluar, priorizar o seleccionar una idea, pues precisamente, como lo dice la frase, hay una voz interna que te lleva a seleccionar esa idea. A pesar de que la incertidumbre alrededor de la misma no te permita tener todas las cifras, hechos y datos que te gustaría tener para poder decidir de una manera enteramente racional, la intuición es eso que inclina la balanza cuando no hay más información y cuando no hay argumentos racionales de peso para priorizar o seleccionar una muy buena idea.

Es probable que en los mismos procesos de selección de las mejores ideas aparezcan esas ideas que nos convencen y nos entusiasman por su potencial y por todas las posibilidades que representa, es algo similar a lo que sucede cuando alguien se enfrenta a una decisión y lanza una moneda para decidir, lo que aparentemente se está dejando al “azar” es algo muy simple pero extremadamente poderoso que me permite entender lo que realmente quiero, pues en este ejercicio de lanzar la moneda siempre hay dos posibles resultados: una reafirmación de lo que realmente quiere la persona y eso se identifica si con el resultado la persona siente alegría o siente frustración. Es una excelente manera de visualizar que en el fondo la gran mayoría de personas saben lo que realmente quieren hacer pero juega en su contra la incertidumbre y el riesgo que está pueda representar.

Exactamente es la incertidumbre la que va ligada a los procesos de innovación, sobre todo cuando hay un alto componente de novedad. Si estoy haciendo algo que nadie ha hecho antes va a existir incertidumbre, si estoy yendo a donde nadie ha ido antes, la incertidumbre y los riesgos van a estar a la orden del día. Sí va a haber incertidumbre y sí pueden haber riesgos, pero también hay una gran posibilidad de que van a existir increíbles resultados. Los que se atreven a pensar diferente, son los que reinventan los sistemas, los procesos y las industrias. Los que aceptan la incertidumbre y logran mezclar su intuición y su racionalidad para tomar decisiones que les permitan tomar riesgos controlados, son aquellos que logran establecer tendencias, ser los primeros y muchas veces ser aquellas personas y aquellas empresas que todos usan de ejemplo como casos de éxito de innovación.

Comentarios