Una de las principales quejas que escucho todo el tiempo tanto de empresarios como de emprendedores es: “no tengo tiempo para…” y curiosamente una de las palabras con las que más terminan la frase es “innovar”, digo que es muy curioso porque estoy realmente convencido de que todas las empresas que crecen, se mantienen vigentes y competitivas es porque de una u otra manera están innovando, el problema surge cuando no se reconoce la innovación como esa principal herramienta de crecimiento y de ventaja competitiva, para lograr esto hay que sistematizar la innovación, convertirla en un proceso consciente, repetitivo y escalable que involucra absolutamente a todos los colaboradores de su organización.

Pero el tema de este post no es el tiempo para innovar sino el tiempo en general y la administración que hacemos de este preciado recurso NO RENOVABLE. Vivimos en un mundo apresurado, lleno de teléfonos inteligentes, de reuniones eficientes, de agendas apretadas y de personas muy “ocupadas” que luchan a diario por correr para alcanzar a hacer todo lo que quieren hacer en su vida personal, laboral y profesional, un mundo donde contamos con las mismas 24 horas que siempre hemos contado pero que por alguna razón (realmente por muchas razones) se sienten como de 18 y seguimos bajando, cada vez se escucha a más personas decir, el día, la semana, el mes e incluso el año se acabó muy rápido y es porque nos acostumbramos a un ritmo de vida acelerado donde todo el tiempo estamos tomando decisiones y asignando prioridades de manera consciente e inconsciente.

La concepción del tiempo tiene diferentes niveles e incluso cambia significativamente entre el mundo oriental y el mundo occidental, sin embargo, eso corresponde al tema de otro post donde podemos hablar de un gran libro llamado “La Geografía del Tiempo” de Robert Levine. En este post quiero recomendarles un excelente libro llamado “La Fábrica del tiempo”, un libro escrito de una manera cercana, directa y pragmática por la gran Martina Rua y Pablo M Fernández, dos Argentinos que realizaron una amplia investigación sobre el manejo apropiado del tiempo y lograron condensarla en un libro que se puede leer en una sola sentada, un libro con herramientas, con testimonios y recomendaciones de sus autores y de personas que participaron en el proceso de investigación, con aplicaciones y ejercicios prácticos que incluso alcanza a cubrir la necesidad de crear y establecer una marca personal.

Este libro es una poderosa caja de herramientas que le permite tomar las riendas de su tiempo y empezar a controlar un poco más su agenda y prioridades. El objetivo es que luego de leerlo las personas le pregunten “¿Cómo haces para hacer todo lo que haces?” que todos y cada uno de las personas que lean este post logren “no trabajar más sino trabajar mejor” como dicen los autores y que puedan entender que como dice el gran Robbie J Frye iniciando sus podcast “siempre se puede ganar más plata pero no se puede ganar más tiempo” entonces gracias a todos por invertir su tiempo leyendo este blog y ojalá leyendo el libro, les prometo que no se van a arrepentir y que van a quedar muy satisfechos.

Lo bueno se comparte y para todos se tiene una solución, para aquellos que quieran conocer un poco más sobre el libro antes, durante o después de leerlo los invito a escuchar el Podcast del libro que patrocina el diario La Nación de Argentina y a dejar su correo electrónico en este post si estarían interesados en participar en un taller que venimos construyendo hace algún tiempo llamado “No tengo tiempo para innovar”.

Comentarios