Desde hace algún tiempo en Colombia y en América Latina se habla de innovación empresarial. Se habla de su importancia estratégica, de su transversalidad y de su clave componente cultural, de innovación se habla como estrategia, como iniciativa, como proyecto, como habilidad, como competencia y como resultados, todos y cada uno son elementos claves de una “verdadera” innovación empresarial, sin embargo, pocas empresas logran dirigir y atender todos y cada uno de una manera apropiada y contundente.

La innovación representa un cambio para la organización, pero no solo un cambio en el portafolio de productos, o en el mapa estratégico de la organización, es un cambio cultural que requiere una conexión total de todos y cada uno de los colaboradores de una compañía, requiere un cambio en el discurso de la alta gerencia y más allá de eso requiere una coherencia en ese discurso y en la asignación de tiempos, espacios y recursos para innovar. Entonces ¿por qué es necesario un sistema de gestión de innovación? hay muchas razones y vamos a cubrir algunos en este artículo.

La innovación requiere: una estructura, procesos, recursos, liderazgo, seguimiento y control, al igual que los otros cambios en una organización al momento de establecer una verdadera innovación se necesita algo que nos permita reducir el riesgo y la incertidumbre que trae consigo la innovación. Es importante que la innovación sea una realidad para todas las personas y para todos los niveles y eso solo se logra cuando la hacemos parte de la cultura, de la estrategia, de los procesos y de las personas de la organización. Es en estos casos donde se requiere un sistema de gestión de innovación, así como se necesitó en su momento un sistema de gestión de calidad, un sistema de gestión ambiental y luego un sistema de gestión integral. Las empresas requieren procesos, responsables, métricas e iniciativas que hagan que los cambios hagan parte del día a día.

La buena noticia es que hay muchas opciones al momento de diseñar e implementar un sistema de gestión de innovación, prácticamente cada empresa puede construir su versión propia y a la medida de su sistema de gestión de innovación, esto gracias a que existen muchas opciones que van desde programas subsidiados con recursos públicos y pasan por la amplia gama de empresas de consultoría que ofrecen este servicio, incluyendo porque no la opción autodidacta donde los mismos empresarios diseñan y construyen la innovación que necesitan y la innovación que les funciona.

Un sistema de gestión de innovación centraliza las iniciativas de innovación, focaliza los esfuerzos de innovación y optimiza los recursos invertidos en innovación. Claro está que esto depende de que ese mismo sistema logre incrustarse en la estrategia de la compañía y en la cultura organizacional de la misma. Aquí es donde se complica la cosa, aquí es donde se identifica ese gran trecho que hay del dicho al hecho, aquí es donde las empresas logran hacer de la innovación una realidad o simplemente siguen iterando, construyendo y hablando de innovación en el proceso.

¿Ya tienes un sistema de gestión de innovación en tu empresa? ¿Qué estás esperando?

Comentarios