En este artículo vamos a hablar de una de las primeras etapas que la gran mayoría de empresas atraviesan en su recorrido por los caminos de la innovación. Hablamos de una etapa donde la innovación puede o no puede suceder, donde puede llegar a existir un diferencial, pero más allá de eso, es una etapa donde no se ha definido un proceso para innovar, es una etapa donde se depende enteramente de oportunidades y/o situaciones fortuitas que permiten que la empresa genere una o varias innovaciones, es una etapa donde la empresa puede tener llegar a tener “éxito” incluso sin llegar a entender que es eso que los hace diferentes y relevantes.

Es una etapa muy interesante y de hecho eso hace que muchas compañías se tomen su tiempo para realmente entender que al igual que otros cambios en la organización, la innovación requiere un proceso que le permita ser replicable y escalable, un proceso que nos permita innovar más y mejor, se requiere definir unos roles y responsabilidades, pero, sobre todo se requiere establecer un proceso que permita apalancar el conocimiento que genera la innovación y que hemos mencionado en artículos anteriores.

Es una decisión importante que requiere análisis y compromiso para poder permitirle a la compañía perseverar y obtener los resultados esperados de la innovación. El proceso de innovar ayuda a reducir la incertidumbre, a tomar riesgos controlados que permitan apalancar la novedad sin llegar a poner en riesgo el negocio, los productos o las marcas, el proceso de innovar permite que las personas entiendan y apliquen métodos para innovar, que tengan fuentes de inspiración y que puedan participar en la innovación de la mejor manera posible.

Es muy importante entender que estamos hablando de la necesidad y relevancia de contar con un proceso y que esto no implica “casarse” con una o varias metodologías, como lo hemos mencionado en otras publicaciones. Una de las claves del éxito en los procesos de innovación consiste en lograr que la compañía encuentre y/o construya su modelo propio para innovar, un modelo construido sobre sus fortalezas pero que al mismo tiempo entiende y se adapta a sus posibles “limitaciones”, un modelo y un proceso que logre maximizar el potencial y las habilidades creativas e innovadoras de su empresa, un modelo que le permita innovar de una manera sistémica y sistemática, un proceso que le permita a su manera innovar de principio a fin.

Comentarios